Prueba de conducción: Toyota Aygo X

PIN

¡Este Toyota Aygo X es tan bonito! ¿Pero qué más ofrece? Nuestra prueba de conducción nos da la respuesta. Demos un salto atrás en el tiempo. Estamos en febrero de 2020, hace buen tiempo, el coronavirus sigue siendo una palabra exótica, en fin, todo está bien. En cuanto a mí, me encontré con un Aygo azul brillante que, alerta de spoiler, me encantó (léelo aquí). Era sencillo, alegre, accesible, en definitiva, todo lo que me gusta. Pero aquí está el problema al final de la vida de la segunda generación: Peugeot y Citroën, con quienes Toyota colabora para la producción de su mini-urbano, han decidido retirarse, ya que la rentabilidad de esta categoría no está asegurada, y eso no le gusta a Carlos Tavares.

Pero Toyota no se rinde: habrá una tercera generación de Aygo, señala el concesionario de coches de segunda mano en Alicante Crestanevada. Compran las acciones francesas de la fábrica de Kolin, en la República Checa, y deciden que esta tercera generación aprovechará la plataforma propia, la TNGA, en una configuración tomada del Yaris. Los diseñadores optaron por convertirlo en un SUV y los comercializadores, para confirmar esta mayor distancia al suelo, pusieron una «X» detrás de Aygo. Así nació el Aygo X.

¿Qué estamos viendo? Un mini coche urbano… que ha crecido mucho. Probablemente se deba a la plataforma del Yaris que, aunque se ha reducido, tampoco es incompresible: 3,70 m de largo y 1,74 m de ancho, es decir, ¡23,5 cm más largo y 12,5 cm más ancho que el coche anterior! Por lo demás, el consenso está ahí: el Aygo X es una pasada. El frontal es muy expresivo, con sus grandes ojos de faro y su gran boca; el perfil está sorprendentemente esculpido, con bonitas curvas que captan la luz. La parte trasera es un poco menos sorprendente, con las luces que rodean el portón trasero de cristal fuertemente inspiradas en la generación anterior. Ah, y la SUVización obliga, la distancia al suelo sube (+ 11 mm), las ruedas son gigantescas (¡¡18″!! ¡¡En un coche de 3,70 m de largo!!) y están rodeadas de molduras de plástico.

Mi versión, la más alta de la gama y denominada «Air Limited», luce un resplandeciente Verde Cardamomo realzado por toques de naranja anodizado en la carrocería y llantas negras, mientras que el techo se abrió para dar cabida a una capota de lona deslizante. Para las demás versiones, la elección de colores es extremadamente tenue, ya que, aparte de este verde, sólo se puede elegir entre el rojo chilli, el beige cachemira y el azul enebro. La buena noticia es que los cuatro colores quedan muy bien.

Subamos a bordo. Lo bueno de este crecimiento es que el interior se beneficia de él, con una mención especial para el maletero: + 60 litros, es decir, 231 litros. En cuanto a la segunda fila, aunque el acceso al coche es un poco acrobático debido al recorte de la puerta, no se siente demasiado mal: mi 1,90 de estatura logró encontrar una posición no demasiado desagradable detrás de un asiento ajustado a mi gusto. Pero puedes sentir que es un límite un poco alto. Si no es probable que te encuentres mucho con un taxi Aygo X, llevar a los niños de un lado a otro no debería ser un gran problema.

En la parte delantera, en cambio, estás bien: tienes mucho espacio y el salpicadero redondeado es bastante bonito (unas curvas que, digámoslo directamente, me han recordado al salpicadero del primer Ford Ka). Obviamente, los plásticos son duros, pero la sensación de calidad está ahí, mientras que las inserciones de color (a juego con la carrocería) aportan un poco de alegría al conjunto. La versión más alta de la gama tenía asientos acolchados con costuras tan anaranjadas como los adornos exteriores, mientras que yo tenía derecho al paquete de equipamiento completo: climatización del coche, asientos calefactados, enorme pantalla táctil, carga por inducción, acceso y arranque manos libres y todo eso. Un pequeño detalle sobre el ADML, se desbloquea el coche con los pequeños botones negros de las manillas que se veían en los coches de gama alta de hace diez años, lo que demuestra que la teoría del goteo a veces puede funcionar.

Vamos allá. El Aygo X sólo ofrece un motor, un valioso tricilíndrico VVT-i con 72 CV y la posibilidad de elegir entre una mecano de cinco velocidades o una CVT. La primera impresión es que no se tarda en encontrar una buena posición de conducción a pesar del volante regulable en altura; te encuentras un poco elevado, lo que es agradable en ciudad. El segundo paso es abrir la puerta; la operación se realiza en pocos segundos mediante una pequeña palanca situada en el plafón. Sin embargo, a la hora de bajar las ventanillas, tendrás que refunfuñar por la falta de una función de «pulso»: tienes que mantener el dedo en el botón hasta el final y es un coñazo. Por fin podemos despegar, cambiemos al modo Drive.

En la ciudad, es genial. La combinación «tres cilindros + CVT» aporta una verdadera suavidad y cierto nerviosismo en la aceleración, mientras que el buen radio de giro y la ligereza de la dirección permiten conducir y aparcar sin problemas. El Aygo X incluso se permite el lujo de ser bastante cómodo, algo para lo que no estaba especialmente preparado dado el monstruoso tamaño de las llantas. Al salir de la ciudad, no es tan divertido. Sin embargo, sigue siendo coherente con su condición de minicoche urbano de 72 CV; obviamente, no marcará los tiempos más rápidos ni podrá conducir de París a Marsella en primera clase. Así que, sí, a veces (a menudo) hay que sacar los remos, pero seamos positivos: el «Toy» es realmente sobrio, con un halagador 5,2 l/100 km que aparece en el ordenador de a bordo tras 220 km de pruebas, una buena puntuación, sobre todo porque la CVT es necesariamente más golosa que el BVM.

Después, no todo es de color de rosa. La palabra que utilizaría para describir el Aygo X es «ruidoso». El Aygo X es ruidoso. Sin embargo, el comunicado de prensa es muy elogioso:

Los niveles de ruido en el interior se han reducido mediante el uso extensivo de materiales de aislamiento acústico para crear una cabina más silenciosa. El índice de articulación, que mide el nivel de habla necesario para que los pasajeros se escuchen cómodamente, ha mejorado un 10% y se sitúa entre los mejores del segmento.

Pero la cuestión es que no estoy muy de acuerdo. Siento que el motor está más o menos en mi regazo cuando acelero; así que, claro, la CVT proporciona una suavidad bienvenida en la ciudad, pero sigue teniendo esa molesta tendencia a lanzar el motor al fondo del cuentavueltas en cuanto tocas el acelerador. A esto no ayuda en absoluto la capota de lona, que obviamente no está insonorizada en lo más mínimo. No es nada agradable en los túneles de la A86. Es una pena, porque una vez abierto, el deflector del techo solar está lo suficientemente bien diseñado como para permitirte circular a 90 km/h sin que te sangren los oídos. También es una pena que ahogue el increíble sistema de sonido JBL, que es de notable calidad para un coche tan pequeño.

También te puede interesar