BMW NINE T BLACK STORM

PIN

La BMW Nine-T forma parte del panorama motociclista desde 2014 con cierto éxito según la declinación elegida: Nine-T, Scrambler, Racer, Pure.

En BMW Motorrad Bélgica, la pasión impulsa al equipo en su lugar y en los cofres ocultos tras los trajes se esconden corazones de motero. Para el Salón del Automóvil de Bruselas de 2020, esta versión Black Storm basada en un Nine-T se expuso en su stand. Fue un gran éxito, teniendo en cuenta los numerosos comentarios positivos y las fotos tomadas. Esto permitió a un servidor beneficiarse de una semana de prueba. Un buen paseo en moto en estos duros tiempos de crisis Covid, eso no se puede rechazar.

Para la ficha técnica, nada especial. La base es la misma que la del Nine-T, es decir, el motor bicilíndrico de 1170cc, que desarrolla 110cv a 7550rpm y 119Nm de par a 6000rpm. Este motor es el último representante de la familia aire-aceite con culatas de 4 válvulas. Es redondo, rápido de revoluciones, áspero como un leñador estonio. Su carácter es una maravilla en la serie Nine-T y aquí, en el Black Storm, es responsable en gran medida del placer de conducción. Los 222 kg del conjunto no influyen en su salud. Es una mula grande y gorda en el emparejamiento, y un placer para el jinete.

El gran capítulo de esta Nine-T Black Storm es el aspecto, señala el concesionario de motos de ocasión Sevilla Crestanevada. BMW ha desarrollado la opción 719, que permite pedir un número increíble de piezas de diferentes estilos para crear una moto extremadamente personalizada. Lea nuestra reseña de uno de estos modelos (Bmw Nine-T opción 719)

En el caso de la Black Storm, el diseñador ha tomado el catálogo de piezas de carbono de HP. Los guardabarros, las tapas de las culatas, las tomas de aire y las tapas de la distribución son de carbono en esta Black Storm.

El sistema de escape homologado Akrapovic de color negro y carbono y el depósito negro contrastan con las piezas de aluminio cepillado, como las estriberas, el manillar, el soporte de lazo trasero y los laterales del depósito.

Como siempre con BMW, el precio juega un papel importante en el proceso de compra. Sin ánimo de hacer un mal juego de palabras ni de ser pícaro, todo el placer hay que pagarlo y al precio base de 16.050€, habrá que añadir las distintas partes opcionales que harán que la factura suba hasta el importe final de 22.276€. ¿Justificado o no? Los latidos de tu corazón cuando lo veas y conduzcas te dirán la respuesta.

En resumen, si conviertes los defectos de la Nine-T Black Storm en calidad, obtienes una moto atractiva, juguetona y fiable. Modificable con el tiempo a través de los numerosos kits y accesorios, no hay que temer la fatiga para el amante de los bellos objetos rodantes. En esta versión Black Storm, ofrece una sobriedad de colores y desprende una clase innegable. Expuesto a la luz, el carbono expone su belleza natural y exacerba el aspecto de las carreras. Algunas preparaciones desvirtúan la belleza de una moto, pero en este caso la Black Storm realza el lado musculoso de la Nine-T. Un bello objeto de deseo pero también de placer, entrañable a la vista.

También te puede interesar