Alfa Romeo Stelvio 2.2 180

PIN

El mercado de los SUV es inevitable. Y sigue creciendo, y pronto representará 2/3 de las ventas mundiales en Europa. Alfa Romeo no podía faltar. Por ello, el relanzamiento de la marca se concretó en una nueva berlina, el Giulia, y luego en el primer SUV de su historia. Este último se basa en la plataforma del primero, y lleva el nombre de un paso de los Alpes italianos, el Stelvio.

Hay que admitir que aporta un pequeño viento de novedad en una categoría premium dominada por los SUV alemanes. La competencia lleva las insignias de BMW (X3), Audi (Q5), Mercedes (GLC), Jaguar (F-Pace) o Volvo (XC60), y sobre todo es rigurosa y discreta.

Lo contrario de este recién llegado. Su estilo no puede dejar indiferente a nadie, al igual que el bonito rojo «competizione» de nuestro modelo de prueba proporcionado por el concesionario de coches segunda mano Crestanevada. El parecido familiar con el Giulia wagon es innegable, sobre todo en el frontal, donde el triángulo de la parrilla del radiador, unido a las dos grandes aberturas del parachoques, forman una forma de trébol típica de la marca. Los faros alargados y el abultado y acanalado capó dan mucho carácter a este SUV. La parte trasera es más personal, pero sigue recordando al compacto Giulietta, que habría sido mucho más alto. Las dos (enormes) salidas de escape a ambos lados del falso cubrecárter marcan el tono. El Stelvio es un coche deportivo, y se nota.

En el habitáculo, el ambiente es muy similar al del Giulia, una vez más. Esto no es sorprendente, ya que los asientos, los contadores, el volante, la placa de la palanca de cambios, las manillas de las puertas y los mandos del aire acondicionado son idénticos. Sólo el diseño del salpicadero y la tapa del mismo es diferente, pero el primero incorpora la misma pantalla multimedia de 8,8 pulgadas. Se trata de un tamaño respetable en sí mismo, pero es sobre todo la anchura la que es grande, la altura en cambio es baja y la superficie es limitada.

El diseño del salpicadero es agradable a la vista. Se pueden seleccionar diferentes colores, incluido un rojo poco común. Pero algunos montajes y materiales son decepcionantes.

Menos encajonado y posiblemente más colorido que los interiores alemanes (está disponible un salpicadero inferior rojo), el Stelvio aporta un toque latino que los competidores no tienen por definición. Es agradable a la vista, está bien diseñado y el ambiente es decididamente más deportivo. El volante de tres radios con superficie achatada lo confirma, ya que también incorpora el botón de arranque, ¡como en un Ferrari!

Por otro lado, la calidad de los materiales y, sobre todo, del montaje es decepcionante. Incluso más que el Giulia, que ya nos había decepcionado un poco en este punto, el SUV transalpino se permitió desviarse demasiado en este nivel. La consola central, la placa entre los asientos, los materiales de control de las puertas, estamos un paso por debajo del X3, Q5 o GLC. Los conjuntos también están demasiado flojos en algunos puntos. Es una pena, porque el Stelvio habría sido un coche impecable en otras circunstancias.

Pasemos a lo que ocurre bajo el capó. Para que conste, a excepción de la radical versión Quadrifoglio Verde de 510 CV, el Stelvio cuenta con dos motores de gasolina (200 y 280 CV) y tres diésel. En esta categoría de vehículos, siguen siendo estos últimos los más vendidos. De ahí nuestra primera prueba con la versión 2.2 de 210 CV, y hoy ésta con el mismo motor pero rebajado a 180 CV (el tercer nivel de potencia es de 150 CV).

También te puede interesar