Mazda MX-5 RF 2017

PIN

El roadster más popular del mundo recibe un techo duro retráctil. El Mazda MX-5 RF -que significa «Retractable Fastback»- ofrece un auténtico aspecto de coupé por 2.500 euros más. ¿Merece la pena la inversión? La respuesta está al volante de la versión 1.5 de 131 CV.

El emblemático coche de Mazda recibe una versión de techo duro retráctil. El MX-5 RF (RF significa «Retractable Fastback») es en cierto modo similar al Targa de Porsche, detalla el el concesionario Madrid Crestanevada. Esto significa que sólo la parte del techo por encima de las cabezas de los ocupantes, y no la totalidad, puede retirarse eléctricamente. Esto le da al MX-5 un aspecto de coupé ultra sexy cuando está cerrado. La operación dura 12 segundos, con una cinemática espectacular a velocidades de hasta 10 km/h.

Este MX-5 RF, menos radical que la versión «blanda» con capota de lona, sitúa el cursor hacia la flexibilidad y el confort. Un posicionamiento menos extremo que no puede sino reforzar las ventas anuales. Sin embargo, Mazda no ha querido comprometer la filosofía del coche reduciendo al máximo el aumento de peso. El techo sólo repercute en unos 40 kilos en el peso del MX-5, que alcanza los 1.015 kg en vacío (versión 1.5). Por último, el volumen del maletero no varía con respecto a la versión «blanda», ya que el techo rígido se guarda en lugar de la capota. Alcanza los 130 litros, suficientes para acomodar dos maletas para un viaje de fin de semana.

A bordo, no hay cambios. Quienes estén acostumbrados al coche no se sentirán desorientados por el salpicadero, que se basa en la disposición de la berlina y el puesto de conducción dedicado al deporte. Todo está diseñado para ser uno con el coche: el volante es perpendicular, los asientos están a ras del suelo, los pedales están cerca y la caja de cambios tiene un recorrido bajo, siempre que se mida menos de 1,85 m. La estrechez del asiento del conductor hace que las personas altas tengan que doblar las rodillas. Aunque la amortiguación es buena, hace que los viajes sean menos cómodos. La misma crítica se aplica al espacio de almacenamiento. Son escasos y a falta de guantera, hay que conformarse con una pequeña trampilla entre los dos respaldos de los asientos y un modesto compartimento de almacenamiento en el túnel de transmisión.

La sustitución de una capota de lona por un techo duro, especialmente en la configuración Targa, conduce inevitablemente a una experiencia diferente. La impresión de conducir al aire libre es menor, pero la conducción en tiempo frío resulta menos difícil que en la versión «blanda», ya que el conductor está envuelto por una sección trasera fija.

La frustración se verá rápidamente compensada por el caché ultra sexy que este techo da al coche. El placer de conducir está siempre presente con una posición cercana al suelo, un asiento envolvente, una columna de dirección perpendicular y una pequeña palanca de cambios con poco recorrido que es ya una referencia en el mundo de los pequeños coupés. El coche japonés hace sonreír al instante a su conductor en las curvas. El coche es ligero, está perfectamente equilibrado y responde a los dedos. Este coche de tracción trasera es reflexivo y accesible para los novatos, especialmente en nuestra versión de prueba equipada con el 1.5 de 131 CV.

El motor de gasolina de 4 cilindros tiene una curva de potencia perfectamente lineal que nunca coge desprevenido al conductor. Tendrás que provocarlo a altas revoluciones para aprovechar al máximo su potencial y disfrutar de su sonido tan viril. A ello contribuye la excelente caja de cambios manual de 6 velocidades, que ofrece una autonomía y un manejo que rozan la perfección. Es sin duda el mejor compromiso entre diversión y versatilidad.

Una vez desconectadas las ayudas, el eje trasero se cala progresivamente e invita al conductor a aprender a deslizarse sin sudar. El coche sigue siendo controlable y fácil de recuperar en caso de exceso de confianza. Debido a su mayor peso (+40 kg), esta versión RF recibe unos ajustes de suspensión específicos. Los muelles se han suavizado y los amortiguadores se han endurecido para filtrar cualquier balanceo. En general, el MX-5 sigue siendo muy cómodo para un vehículo de esta categoría. Para los que les gusta conducir con fuerza, el 2.0 con 160 CV requiere más atención. Mazda ha dotado a esta versión de un diferencial de deslizamiento limitado para mejorar al máximo la tracción.

También te puede interesar