¿Qué es el codo de tenista?

PIN ¿Qué es el codo de tenista?

La epicondilitis lateral, conocida comúnmente como “codo de tenista”, es una lesión común por uso excesivo del codo lateral. La articulación del codo en sí está formada por tres huesos: el húmero, el radio y el cúbito. El extremo distal del húmero tiene un epicóndilo tanto medial como lateral. El codo de tenista comúnmente involucra el compartimento extensor del antebrazo lateral.

El compartimento extensor comprende un grupo de músculos que se originan en la cresta epicondilar lateral/tendón extensor común, que trabajan para extender tanto la muñeca como los dedos. El extensor carpi radialis brevis suele estar implicado, aunque el extensor carpi radialis longus, el extensor carpi ulnaris, el supinador, el ancono o el braquialis pueden ser a veces generadores primarios de nocicepción.

El nervio radial, que se deriva de C5-T1 en las espinas cervicotorácicas, se divide en los nervios interóseo posterior y radial superficial, ambos muy próximos a esta región. Por ello, no se puede pasar por alto una derivación neuropática o cervicogénica periférica como posibles diagnósticos diferenciales que provoquen su continuo dolor lateral en el codo.

Cuando se clasifica una lesión por uso excesivo, a menudo se observa que las tareas manuales repetitivas, ya sean de naturaleza macro o micro, conducen a una sobrecarga de los tendones que unen el grupo extensor al epicóndilo lateral. El dolor suele localizarse difusamente en el codo lateral, en la región del tendón extensor común o en la musculatura distal. Los movimientos como las manipulaciones de la mano/dedos, el agarre y la extensión de la muñeca pueden ser todos movimientos provocativos que reproducen el dolor.

La epicondilitis lateral afecta a entre el 1 y el 3% de la población, siendo las personas de 35 a 50 años las más afectadas. Es común tanto en hombres como en mujeres. Un examen sistemático realizado por Van Rijn y otros demostró que la manipulación de herramientas > 1 kg, los movimientos repetitivos durante más de 2 horas al día y la manipulación de cargas más pesadas de 20 kg ~10x por día eran todos factores de riesgo para desarrollar el codo de tenista. Otros factores de riesgo identificados incluyen: errores de entrenamiento, restricciones articulares/disfunciones del hombro/muñeca, envejecimiento, mala circulación, desequilibrios musculares y factores psicológicos.

La tendinopatía es un tema ampliamente investigado y discutido, y se entiende que comprende potencialmente 3 patologías que podrían crear dolor:

  • inflamación
  • desgarro microscópico
  • procesos degenerativos.

Generalmente se entiende que la inflamación se produce en las primeras etapas del proceso de la enfermedad. El uso excesivo repetitivo puede conducir a un desgarro microscópico en el tendón extensor común, que incluye desorientación del colágeno, desorganización, separación de fibras aumentada por el contenido de proteoglicanos, aumento de la celularidad y neovascularización. A menudo, si la afección ha estado presente durante un tiempo, el dolor se debe más a un proceso degenerativo que inflamatorio. La histología suele revelar un aumento de la actividad fibrolástica y la formación de tejido de granulación dentro del propio tendón extensor común.

Tratamiento del codo de tenista

El tratamiento de este diagnóstico, junto con otras tendinopatías, también se ha aclarado en los últimos años. Uno no debe descansar completamente si tiene una tendinopatía. El descanso disminuye la capacidad del tendón para soportar la carga. Se deben reducir las cargas a un nivel que el tendón pueda tolerar, y progresar lentamente estas cargas a medida que los síntomas lo permitan.

Los tratamientos pasivos como la terapia manual, la estimulación intramuscular (IMS), la acupuntura y las modalidades térmicas pueden ser beneficiosos, pero no debe limitarse a los tratamientos pasivos. Estos tratamientos, si se utilizan solos, a menudo no resultan beneficiosos a largo plazo. Las terapias de inyección, específicamente la cortisona en el tendón, no han demostrado ser eficaces en buenos estudios clínicos de seguimiento a largo plazo. Pueden proporcionar un alivio a corto plazo pero pueden ser perjudiciales para la salud del tendón a largo plazo.

No se deben buscar terapias de inyección hasta que se haya intentado y fallado un buen protocolo de carga basado en ejercicios para el tendón (x12 semanas). El estiramiento puede proporcionar cierto alivio a corto plazo, pero puede no ser beneficioso a largo plazo a menos que haya una contracción real de las fibras del músculo en el compartimento extensor. Si este es el caso, los terapeutas a menudo realizan la Manipulación del Molino, que es una manipulación del tejido contráctil para ayudar a recuperar el rango de movimiento y perturbar el tejido cicatrizante.

El terapeuta de fisioterapia Salus Medical Clinic también puede utilizar otras formas de terapias de tejido blando, incluyendo IMS, ventosas, masajes, enrollado o trabajo con herramientas de tejido blando asistido por instrumentos. Recientemente se ha popularizado la mecanoterapia más reciente, como la terapia de ondas de choque extracorpóreas, para el tratamiento de ciertos trastornos musculoesqueléticos, incluidas la tendinopatía y las tendinopatías calcificas.

El progreso gradual de las cargas permitirá al tendón el tiempo que necesita para desarrollar su fuerza y capacidad. Se ha propuesto progresar hacia ejercicios de base excéntrica para promover la formación de enlaces cruzados de fibras de colágeno en el tendón, facilitando la remodelación del tendón. Aunque esto puede llevar hasta 12 semanas, si se adopta un enfoque multimodal, a menudo los resultados a largo plazo siguen siendo buenos.